Inicio > Opinión > ¿Caducan las zapatillas?

¿Caducan las zapatillas?

Un taco desprendido, el desgaste inexplicable del tejido o una raja en el lateral de la zapatilla. ¿A quién no le ha pasado?

Puede ser, claro está, que se deba a una mala pisada o a una piedra en el momento justo en el lugar equivocado. Pero… ¿Y si resulta que has comprado una zapatillas caducadas?

Vigila lo que compras. Estás pagando por un modelo nuevo, ¡debería estar en perfecto estado!

La oxidación es implacable

¿Qué es lo primero que te viene a la cabeza cuando escuchas la palabra “óxido”? Seguramente un clavo o una pieza de hierro cubierta de una espesa capa rojiza. El concepto es más amplio.

Nuestro cuerpo, los alimentos y en general cualquier material en contacto con el aire (oxígeno) sufre oxidación.

También las zapatillas. Todos los elementos del calzado: suela, tejido, cordones, pegamentos y costuras se deterioran. Da igual que la zapatilla en cuestión esté perfectamente empaquetada, en un lugar fresco, seco y alejado de la luz solar.

La degradación de los materiales comienza en el mismo momento de su fabricación.

Fecha de caducidad del caucho

Las suelas de las zapatillas minimalistas están compuestas de una o varias capas de caucho y polímeros. A groso modo, un material similar a los neumáticos de los coches. De hecho, cada vez son más las huaraches que directamente montan suelas de neumático reciclado.

¿Qué dicen los fabricantes de neumáticos? La marca líder, Michelín, destruye las ruedas que no se han vendido en 5 años desde su fabricación.

No es lo mismo un neumático que una zapatilla pero nos sirve para comprender que la degradación del caucho es más rápida de lo que imaginamos.

La “goma caducada” de las zapatillas se caracteriza porque, en general, tiende a endurecerse (en casos extremos se agrieta). Es menos flexible que la recién fabricada y menos resistente. Una suela de este tipo da problemas de durabilidad. Si tiene tacos, como muchas minimalistas de montaña, se suelen rajar y desgarrar.

El problema es mayor si de por medio hay mediasuelas. Este tipo de gomas son elásticas y de baja densidad. Se endurecen con mayor rapidez, en ellas es más fácil ver el paso del tiempo.

Neumático degradado

El tejido y la piel también se deterioran

En alguna ocasión habrás visto una mancha amarillenta en camisetas o jerseys  que tenías olvidados en el armario. No se han manchado por estar guardados, se han oxidado.

Puedes utilizar “blanco nuclear” o el mejor detergente del mercado, la prenda no volverá a ser la misma.

En el calzado es muy difícil percibir el deterioro del tejido a simple vista. Aún así, el upper no será el mismo después de 6 años en una caja. Aumentará la rigidez de las fibras y será más propenso a desgarros. Con la piel natural el deterioro es más visible, tiende a “acartonarse” con rapidez.

Las costuras de las uniones, compuestas de fibras sintéticas, tampoco se libran de la oxidación.

Pegamento, el punto más débil

En el calzado también se utilizan pegamentos de distinta naturaleza. Generalmente son sintéticos, derivados del petróleo. El proceso es similar al del caucho, el paso de los años corre en su contra, pierden propiedades, se endurecen y reducen su resistencia.

El problema añadido es que estas uniones con pegamento están sometidas a gran presión cuando caminamos y corremos. Si el adhesivo no está en buen estado la unión se desprenderá. Es frecuente que se despeguen los bordes de la suela.

Zapatilla deteriorada

Entonces, ¿cuándo caduca una zapatilla?

Primero deberíamos saber cuándo ha sido fabricada. Para estimar la fecha aproximada es necesario averiguar cuándo salió al mercado y añadir un extra de 6 a 8 meses (el calzado se fabrica con bastante antelación a su lanzamiento).

El deterioro no suele ser perceptible a simple vista. Lo mejor es ser prudente y recurrir a la vida útil de cada material. En general deberías considerar como aceptable el calzado que no haya sido almacenado más de 3 o 4 años.

  • Almacenadas 1 – 2 años (reciente lanzamiento o en catálogo): Materiales en perfecto estado.
  • Almacenadas 2 – 4 años (descatalogadas recientemente): Materiales en aceptable o buen estado.
  • Almacenadas 4 – 6 años (descatalogadas hace 3 o 4 años): Materiales posiblemente debilitados.
  • Almacenadas más de 6 años (descatalogadas hace 5 años o más).  Materiales diferentes a los originales. Riesgo de rotura en suela, uniones y componentes textiles.

Conclusión

Cuando compras zapatillas online no puedes ver cómo se encuentra el producto. No puedes tocar la goma ni comprobar la elasticidad del tejido. Y aunque pudieras, a simple vista es muy difícil saber si está en perfecto estado. ¿Es posible que te vendan una zapatilla caducada? Sí,  el calzado se deteriora desde el mismo momento de su fabricación.

La mayoría de ofertas de calzado son seguras. Estos modelos generalmente se encuentran en el rango de almacenaje de 2 a 4 años. Pero no siempre es así, hoy día es posible encontrar ofertas de las míticas Inov-8 Bare Grip 200, FiveFingers Bikila o Vivobarefoot Breatho Trail, modelos que llevan guardados en cajas más de 6 o 7 años.

Si te preocupan las zapatillas caducadas (materiales degradados antes de estrenarlas), intenta aproximar la fecha de fabricación. No compres modelos muy antiguos.