Podólogos, chanclas y otros misterios

¿Has leído el periódico estos días? Es posible que te hayas topado con un artículo sobre lo peligroso que puede resultar caminar con chanclas, lo publican numerosos medios de comunición y ha tenido gran difusión. Aquí el artículo en cuestión.

El verano es la época perfecta para leer este tipo de artículos sensacionalistas, ¿por qué tanto empeño? ¿hay motivos para estar preocupados? ¿nos dicen toda la verdad?

Los medios de comunicación y sus titulares

Cualquier persona que se quede sólo con el titular tiraría sus chanclas a la basura sin pensárselo dos veces.

  • Las chanclas, todo un peligro para nuestro pies. La Razón
  • Los peligros de las chanclas havaianas. La Voz de Galicia
  • Los riesgos de abusar de las chanclas: esguinces, dolores en el talón y fracturas. ABC
  • Cuidado con las chanclas: un peligro del verano. Ideal Digital

Caminar con chanclas

Las recomendaciones de los podólogos

Todos esos artículos se basan en un comunicado enviado por el Colegio Oficial de Podólogos de la Comunidad Valenciana con las siguientes recomendaciones:

Suela gruesa

Primer consejo de los podólogos valencianos:

La suela de la chancla debe estar confeccionada en un material semirígido, grueso y de alta densidad que amortigüe los golpes de los pasos al caminar y no se doblen.

Un poquito de tacón

La segunda recomendación hace referencia al tacón:

Lo ideal sería llevar un poquito de tacón, entre dos y tres centímetros, no más, porque si superamos eso está demostrado que afecta a la cadera.

Pie bien sujeto y contenido

El último consejo es optar por un calzado de buena sujeción que “contenga el pie”:

Están bien las -sandalias- que tienen “un poco de contención”, esas en las que el pie se queda como metido dentro de la suela

¿Es malo caminar con chanclas?

Cuando una información va a llegar a millones de personas creo que hay que ser muy prudente, como podéis leer en los medios de comunicación, el Colegio Oficial de Podólogos de la Comunidad Valenciana no lo ha sido o al menos no ha tratado el tema con suficiente seriedad.

Las chanclas playeras tienen el gran hándicap de no contar con sujeción en la parte del talón lo que efectivamente tensa la musculatura del pie y podría causar algunas lesiones o pequeños accidentes. Ahora bien, la raíz del problema no es la chancla, es el extremo debilitamiento de los pies de la población casusado por recomendaciones tan obsoletas como las suelas gruesas y semirígidas, los tacones o los pies sujetos y comprimidos. Un pie débil es vulnerable y está expuesto a todo tipo de lesiones.

Hemos seguido las recomendaciones de los medios y de los profesionales durante más de 40 años y gracias a ello tenemos la mayor tasa de lesiones y de problemas derivados de los pies de la historia. Seguir estos consejos es garantía de pies más débiles y dependientes, y también de bolsillos más vacíos.

Pies descalzos

¿Se equivocó la naturaleza?

En palabras de Leonardo da Vinci: “El pie humano es una obra maestra de ingeniería y una obra de arte”, ¿estaba equivocado?

La teoría moderna

Nuestro entorno ha cambiado radicalmente y es por eso que en un mundo repleto de asfalto los niños deberían llegar con unas “Adidas Boost” bajo el brazo. La biología evolutiva no sirve de nada en estos casos, antiguamente caminaban y corrían en pedregales pero ahora nuestro pie ha cambiado y nuestro entorno es mucho más hostil.

La historia

En los años 70 se creó la necesidad de caminar y correr con calzado rígido, acolchado, estrecho y con tacón, ese es el camino que aún siguen muchos profesionales y también la inmensa mayoría de la población. La necesidad y la dependencia es cada vez mayor, más corrección artificial = más debilidad y problemas asociados.

Reinventarse o morir

Profesionales, medios de comunicación y población en general podemos seguir dos caminos, el oficial marcado en la década de los 70 o las nuevas vías que apuestan por reeducar los pies y los hábitos. Cada vez hay más profesionales especializados en la correccion y en el trabajo funcional, además también podemos acceder a una amplia variedad de calzado minimalista respetuoso con el medio y con los pies.

Y volviendo al tema del inicio, seamos claros, caminar con chanclas en verano no es más peligroso que hacerlo en invierno con cualquier zapato o zapatilla convencional, la diferencia es que el daño que produce el “calzado recomendado” es mucho más lento y silencioso.

¿NECESITAS AYUDA?

He preparado una guía con todo lo que he aprendido desde el año 2010. Pensada para puedas adaptarte al minimalismo: Los errores que debes evitar, trucos, planes de entrenamiento, ejercicios...