Preguntas frecuentes sobre la transición

En nuestra sección de adaptación tratamos los temas que consideramos más importantes a la hora de dar el salto al minimalismo deportivo. Hoy abordaremos algunas de las preguntas frecuentes que suelen aparecen en esta fase de adaptación al minimalismo.

Marcarse objetivos

Un punto muy habitual es marcarse un objetivo a medio o largo plazo, normalmente en forma de carrera, de modo que son habituales las consultas a nuestro correo del tipo: ¿crees que estaré preparado para correr minimalista la carrera de 10 kilómetros o el medio maratón o el maratón que se disputa dentro de 3, 5 o 6 meses?.

Marcarse objetivos es motivante y quizás nos ayude a mantenernos constantes y positivos en el proceso pero por otro lado los objetivos marcados suelen ser demasiado optimistas de modo que si no llegamos a correr esa carrera con zapatillas minimalistas la frustación puede hacer que tiremos la toalla.

Consejo: No te marques plazos ni objetivos, el tiempo y la experiencia te dirán si puedes o no correr la carrera deseada con calzado mínimo. Para empezar céntrate en correr relajado, en percibir las nuevas sensaciones y sobre todo en no excederte en tus entrenamientos minimalistas.

Metas transición minimalistas

Pérdida de forma

En una transición minimalista correcta tendremos que controlar mucho nuestras primeras carreras sin amortiguación (unos pocos minutos, no nos datá tiempo a sudar) pero no necesariamente perderemos forma por esta disminución drástica del kilometraje. Es uno de los principales motivos para no dar el salto pero no está demasiado justificado.

Alternativas:

  • Transición minimalista empezando de cero completamentada con otros deportes como bicicleta o natación.
  • Transición minimalista progresiva que combina calzado y mantiene el kilometraje en niveles razonables. Una opción poco recomendada en el mundillo pero que funciona bastante bien.
Consejo: Que la forma no sea un impedimento para dar el salto al minimalismo. Tienes varias opciones interesantes con las que no perderás forma o incluso ganarás en unas pocas semanas. 

Carreras durante la fase de adaptación al minimalismo

Otra de las preguntas estrella es referente a las carreras populares en la fase de transición. Muchos no dan el paso al minimalismo porque no quieren dejar de competir.

Si te gusta correr carreras populares realmente no hay motivo para dejar de participar en ellas durante los meses que dura la transición, aunque obviamente deberás hacerlo con zapatillas amortiguadas ligeras o con zapatillas de transición.
El riesgo de lesión es mucho mayor si no haces caso a las señales que manda tu cuerpo por exceso de kilometraje que las que puede haber, si es que realmente las hay, por alternar calzado.

Consejo: Si te gusta participar en carreras populares hazlo. Competir durante la fase de transición te permitirá relajar el proceso, hacerlo más natural y no tan rígido de modo que todo será más fácil y ameno. Obviamente no lo hagas con minimalistas a menos que te encuentres 100% adaptado.

Carreras en la transición

¿Cómo sé si estoy completamente adaptado?

Tanto si eres corredor, como andarín o aficionado al gimnasio o a otros deportes, estarás adaptado cuando tus piernas te permitan soportar tus entrenamientos y competiciones sin amortiguación, sin desnivel entre talón y punta y por supuesto, sin molestias musculares derivadas de la transición. Para entendernos, sin las clásicas molestias (agujetas o tensión) en las pantorrillas aunque podría decirse lo mismo de las molestias en el tendón de aquiles o en los pies.

La pregunta del millón, ¿cuánto dura la fase de transición?

Algunos aseguran que la transición nunca termina, en mi opinión no es así, el cuerpo necesita tiempo para adaptarse pero lo hace a la perfección. Las molestias musulares o tendinosas son habituales y en algunos casos persistentes pero terminan desapareciendo, eso sí es necesario ser constante en los entrenamientos, paciente y respetuoso con los tiempos de descanso para ver resultados.

La pregunta no tiene respuesta, o al menos yo no la conozco, lo que sí podemos decir por experiencia propia y de otros corredores es que la fase crítica de la adaptación suele durar entre 3 y 4 meses, a partir de ahí queda mucho camino por recorrer pero todo será mucho más sencillo.

Consejo: El proceso es ameno y divertido, correr o caminar minimalista es más divertido que correr o caminar amortiguado pero puede ser un infierno si tratas de acortar los plazos razonables, los supermanes siempre terminen lesionados. Simplemente relájate y disfruta del proceso.

¿NECESITAS AYUDA?

He preparado una guía con todo lo que he aprendido desde el año 2010. Pensada para puedas adaptarte al minimalismo: Los errores que debes evitar, trucos, planes de entrenamiento, ejercicios...