Inicio > Opinión > Cuidado con las zapatillas milagro

Cuidado con las zapatillas milagro

El negocio de las zapatillas es cada vez mayor, surgen nuevos segmentos como el del calzado minimalista o el  de las zapatillas milagro del que hoy os hablaré.

El problema de mezclar conceptos en unas zapatillas

Algunas marcas se aprovechan del concepto minimalista para atraer a clientes que han leído algo (poco) sobre el minimalismo.
Puede que esos corredores estén desesperados por las lesiones, puede que quieran mejorar su rendimiento o puede que simplemente sepan que correr minimalista está de moda (por cierto, la palabra moda es muy recurrente para atacar esta “nueva”, y cada vez más numerosa, corriente de corredores).

Para esos segmentos aparecen las zapatillas milagro con ligeros toques minimalistas, cuidado con ellas. Es curioso, la gente se echa las manos a la cabeza cuando ve a alguien correr sin nada de amortiguación (da igual que lleve 4, 5 o 10 meses con una adaptación muy progresiva) pero nada dicen de los que pasan a correr kilometradas con zapatillas como las que pondré a continuación.

Son tres pero existen docenas de modelos, algunos de ellos muy utilizados por los corredores populares como las nuevas Asics 33 o Reebok ZigTech.

→ Poco drop NO es necesariamente igual a zapatilla minimalista

Zapatillas milagro On running

→ Ligereza NO es necesariamente igual a zapatilla minimalistaZapatillas Zoot Speed

→ Flexibilidad NO es necesariamente igual a zapatilla minimalista

Zapatillas Nike Free

Mucho ojo con las zapatillas milagrosas

El cuerpo del corredor amortiguado está acostumbrado a correr durante años con zapatillas de unas características muy concretas: Suela muy gruesa, poca flexibilidad, drop muy acusado, controles de pronación, etc.

Ni los corredores, ni las marcas que comercializan este tipo de calzado plantean una adaptación previa pese a que suponen un gran cambio para el cuerpo (por la drástica reducción de drop, peso o por la gran flexibilidad). Los corredores pasan a hacer las mismas distancias a la misma intensidad pero con zapatillas muy diferentes.
Es evidente que cualquier cambio brusco requiere una -larga- adaptación previa. Reducir de la noche a la mañana 1 centímetro el drop, correr con un modelo totalmente flexible o con una suela mucho más fina o mucho más blanda de lo habitual es un riesgo si no se hace de forma progresiva.

¿Hacen los usuarios de estas zapatillas una fase previa de adaptación?

Me temo que no, las zapatillas parecen iguales a unas convencionales de correr pero distan mucho de serlo por lo anteriormente comentado.

En definitiva, algunas marcas pretenden unir los beneficios de correr minimalista con la comodidad amortiguada pero sólo consiguen vistosos engendros.

Tristemente hoy en día las zapatillas milagrosas superan al calzado minimalista en número y aceptación, tristemente la tasa de lesionados (por inconsciencia o no) es cada vez mayor.