Publicidad zapatillas Nike

No es dopaje tecnológico, es marketing

Una fría mañana en Oregon y un copioso desayuno. Los gofres tienen la culpa.

En 1971 el cofundador de Nike tuvo una idea que cambiaría el mundo del “running” para siempre. El  gofre que estaba desayunando era el molde perfecto para la suela de sus nuevas zapatillas. Años después la marca presentaba las primeras zapatillas amortiguadas de la historia.

¿Y todo esto a qué viene?

Los medios no dan crédito a las últimas noticias. Nike promete mejorar el rendimiento un 4% con sus nuevas zapatillas. Lo justo para bajar de las dos horas en el maratón. Esta vez Adidas se ha quedado atrás con sus promesas, sólo ofrece una mejora del 1%.

¿Dopaje tecnológico en el calzado?

Las zapatillas no funcionan, funcionan los corredores

Vale. Reconozco que no tengo ni idea de la tecnología que hay detrás de las Nike Vaporfly, tampoco de las nuevas Adidas, pero sí me suena la propaganda que rodea a estos lanzamientos…

Devuelven la energía a cada paso. Ahorran un 4% (de energía). Son ágiles y dinámicas (¿si?). Son aerodinámicas (¿qué?). Y tienen una respuesta brutal (what?).

31 milímetros en el talón y 21 en la zona frontal. Todo por 250$. Aunque si todo esto te sabe a poco debes saber que cada uno de los atletas encargados de batir el récord tendrán una versión ultrapersonalizada (Vaporfly Elite) que tú no podrás comprar.

Ninguna tecnología ha sido capaz de acercarse al rendimiento del mejor “muelle” de la historia, el arco plantar

Pero la historia siempre se repite. No hace falta destriparlas o leerse el manual de Nike. Basta con mirar atrás.

El fracaso de las tecnologías en el calzado

Las cámaras de aire y de gel se impusieron durante décadas. Prometían menos lesiones y mejoras en el impulso. ¿Que queda de estas tecnologías? Nada. Desde entonces las lesiones no han parado de aumentar y de la técnica o eficiencia en carrera mejor ni hablamos.

Después llegó Asics con su colección 33 que “recargaba a cada paso” y reducía el riesgo de lesiones. Pero nuevamente fue un fracaso.

Y luego apareció Reebok con ZigTech. No sólo prometía correr durante más tiempo y a mayor intensidad, ¡ahorraba un 6% de energía! Con ellas el récord del mundo estaría más que superado, pero tampoco funcionaron.

Cada marca tiene su proyecto estrella-do-. Todos lo son porque ninguno funciona, ninguno es capaz de igualar nuestra tecnología de fábrica, los pies. La única tecnología que ha sobrevivido desde el desayuno con gofres es la mediasuela, una capa intermedia cuyo mayor mérito es reducir exponencialmente la durabilidad del calzado.

Cero evidencias. Cero mejoras.

¿Por qué estos anuncios y por qué ahora?

Nada es casualidad.

El anuncio de las nuevas zapatillas para bajar de las dos horas coincide con el mejor momento de forma de dos superatletas, Kenenisa Bekele y Eliud Kipchoge

Tienen en sus piernas correr los 42.195 metros en 1 hora 59 minutos 59 segundos.

Probablemente lo consigan este mismo año. Los grandes lo saben y quieren estar en la foto. Nike apuesta fuerte, también Adidas. Incluso el marketing ha llegado a la alimentación, muestra de ello es esta pócima mágica para bajar de las dos horas.

Primero el reto, después las zapatillas

¿Qué mejora necesita el mejor corredor de todos los tiempos para destrozar el récord en maratón? Un 3%.

¿Cuál es la mejora prometida en las nuevas zapatillas Nike? Un 4%.

Sacar esta zapatilla en otro momento sería una locura pero Nike no tiene intención de fracasar en el intento. Eliud Kipchoge está “enchufado”, es su momento y centrará todos sus esfuerzos en bajar de las 2 horas. El ambicioso proyecto se llama “Breaking2” y no deja nada al azar. Una campaña de marketing en toda regla.

Zapatillas Nike Vaporfly Elite

Las zapatillas de las 2 horas son un engaño

Llámame loco, o ignorante, pero es lo que pienso.

En 2017 se romperá la barrera de las 2 horas. El récord se hará con zapatillas Nike (o Adidas) pero podría hacerse descalzo, o con minimalistas. El mérito está únicamente en la calidad del atleta, en su trabajo y planificación, en el gran equipo que hay detrás, no en las oficinas de una multinacional.

Nike rentabilizará su apuesta, está en su derecho, pero no es ético engañar a millones de runners con palabrería vacía.

La enésima tecnología inventada por las multinacionales del calzado no es dopaje tecnológico, es sólo marketing, como la suela de los gofres.

¿NECESITAS AYUDA?

He preparado una guía con todo lo que he aprendido desde el año 2010. Pensada para puedas adaptarte al minimalismo: Los errores que debes evitar, trucos, planes de entrenamiento, ejercicios...