Clasificación del calzado minimalista

Un tema interesante y controvertido es la clasificación del calzado minimalista, a principios de este año uno de los organizadores de la carrera MiM de Castellón me preguntó sobre mi criterio a la hora de clasificar una zapatilla como minimalista. La respuesta fue que para simplificar, consederaría como minimalistas todas aquellas zapatillas zero drop con un grosor de suela no superior a 10 o 12mm.

Aplicaron el criterio pero algunos corredores se irritaron al quedar fuera modelos de renombre por lo que además añadieron la coletilla “con un margen de error del 10%”.

Ahora otra carrera, la Ronvesvalles-Zubiri, sigue los pasos de la MiM e incluye este año una categoría minimalista con los mismo criterios. La polémica vuelve a surgir ya que algunos corredores abogan por incluir en esa categoría zapatillas con un drop de hasta 4mm.

Clasificación del calzado minimalista
Calzado minimalista, ¿dónde ponemos el listón?

Calzado minimalista y antecedentes

→ ¿Dónde ponemos el listón?

Encontramos muy poca literatura objetiva sobre este tema ya que se tiende a caer del lado de las marcas metiendo en el mismo saco a cualquier zapatilla (Nike Free, Newton o Asics 33 suelen mezclarse con zapatillas minimalistas por intereses comerciales).
Sin embargo entre tanta confusión existen artículos muy interesantes, en inglés, que aclaran el tema.

→ Antecedentes

En la década de 1970 nacieron las entresuelas, de goma blanda, ligera y flexible con el objetivo de “amortiguar” los impactos. El concepto se generalizó y hoy día las medias suelas se aplican en la mayoría del calzado, también en muchas zapatillas minimalistas. Ofrecen la ventaja de aligerar al extremo las zapatillas pero tienen varios problemas como ya comentamos en artículos sobre las suelas de las zapatillas minimalistas.
Numerosas marcas minimalistas siguen manteniendo esta herencia amortiguada, aunque eso sí, de forma casi testimonial (4-6mm de mediasuela suele ser lo habitual).

Como comentan en el artículo anteriormente citado, no es lo mismo correr con una fina entresuela o ligera amortiguación que hacelo sin ella, como no es lo mismo correr descalzo que hacerlo calzado (por mínimo que sea).

De este modo proponen la siguiente clasificación del calzado minimalista.

Clasificación del calzado barefoot y minimalista

• Zapatillas barefoot

Entienden que zapatilla barefoot es aquella que ofrece exclusivamente protección, sin amortiguación ni drop.

  • Zapatillas zero drop (planas)
  • Sin mediasuela ni amortiguación
  • Grosor de suela igual o inferior a 12mm
  • Ligeras
  • Muy flexibles

• Zapatillas minimalistas

El criterio de zapatilla minimalista propuesto difiere del que utilizamos actualmente en nuestra guía de zapatillas minimalistas. El requisito principal es que este calzado debe contar con mínima amortiguación y mínimo drop.

  • Drop igual o inferior a 4mm
  • Con fina mediasuela, con mínima amortiguación
  • Grosor de suela igual o inferior 14mm
  • Ligeras (suelen ser incluso más ligeras que las zapatillas barefoot)
  • Flexibles

• Zapatillas de transición

Las zapatillas intermedias o lo que nosotros llamamos zapatillas de transición se sitúan a caballo entre las amortiguadas y las minimalistas. Son aptas para realizar la transición progresiva.

  • Drop entre 5 y 10mm
  • Con mediasuela
  • Grosor de suela igual o inferior a 18mm
  • Más ligeras que una zapatilla amortiguada
  • Más flexibles que una zapatilla amortiguada

¿Qué os parece esta clasificación del calzado minimalista?

¿NECESITAS AYUDA?

He preparado una guía con todo lo que he aprendido desde el año 2010. Pensada para puedas adaptarte al minimalismo: Los errores que debes evitar, trucos, planes de entrenamiento, ejercicios...