Correr descalzo y talonar

Parece imposible correr descalzo y talonar, sobre el papel son dos términos muy alejados.  Según las investigaciones del profesor Daniel Lieberman, el apoyo cambia cuando corremos calzados (obviamente mucho más con zapatillas amortiguadas que con zapatillas minimalistas), según un nuevo estudio la pisada depende principalmente del ritmo de carrera.

¿Es posible correr descalzo y talonar?

Dos estudios bien diferentes:

Primer estudio

Se estudiaron a 38 personas de Daasanach que viven descalzos. No eran expertos corredores, sólo corrían de forma esporádica y cortas distancias.

Ritmo asociado a carreras de resistencia:

  • El 72% de los corredores realizó un apoyo de talón
  • Un 24% realizó un apoyo de mediopié
  • Un 4% apoyó primero el antepié (metatarsos)

Ritmo asociado a carreras de velocidad:

  • El 40% de los corredores realizó un apoyo de talón
  • Un 60% apoyó primero el mediopié

Apoyos correr descalzos

Segundo estudio

80 corredores realizaron carreras a ritmos cómodos. 60 usaron zapatillas amortiguadas y 20 eran corredores descalzos. Se establecieron dos criterios de clasificación con los siguientes resultados:

  • Con zapatillas amortiguadas el 48% de los corredores apoyó primero el talón, a ritmos confortables. Descalzos los corredores realizaron mayoritariamente apoyos de mediopié y antepié (100% según el primer criterio, 90% según el segundo criterio de clasificación).

Conclusión

Primer estudio: Asocia el tipo de pisada principalmente al ritmo, aunque admite que existen otros factores influyentes como el terreno sobre el que se corre, la experiencia, etc. Correr descalzo y talonar es más habitual de lo que parece, según el primer estudio.

Segundo estudio: Aunque no buscaba examinar el tipo de pisada, nos ofrece datos interesante y totalmente opuestos a la primera investigación. El porcentaje de corredores descalzos con apoyo inicial de talón es nulo o muy pequeño (dependiendo del criterio de clasificación utilizado), correr descalzo y talonar es algo residual según este último estudio.

Opinión

Como podemos ver en la imagen, el primer estudio se realizó sobre una superficie arenosa con una alfombra de presiones. Parece que no es el mejor escenario para evaluar la pisada por lo aparentemente blando del terreno (el cuerpo no siente la necesidad de amortiguar y resulta más fácil talonar).
Tampoco parece muy correcto evaluar la pisada con una alfombra de presiones tan pequeña en la que obligan a caer encima, además se tiene en cuenta sólo un apoyo (a diferencia de los estudios en cintas de correr) lo que no favorece una técnica natural, relajada y suave, mas bien invita a saltar y caer sobre dicha alfombra. Parece por tanto un estudio poco representativo debido al método de análisis utilizado.

Mejor talonar que forzar

No obstante y aunque pienso que el apoyo natural es mayoritariamente de mediopié o antepié, tampoco creo que debamos criminalizar el apoyo de talón, es un recurso más para el corredor (especialmente en montaña), igual que lo es el apoyo de metatarso.

Tampoco debemos olvidar que somos muy diferentes,  gracias a nuestro físico y coordinación corremos mejor o peor y talonamos poco, mucho o nada.  Como se ha demostrado en otras ocasiones un calzado amortiguado nos llevará en la mayoría de los casos a empeorar nuestra técnica de carrera pero la ausencia de calzado o las zapatillas minimalistas no garantizan una técnica perfecta.

Correr descalzo y talonar

En mi opinión la mejor opción es correr relajado e intentar mejorar en base a nuestra técnica natural, de modo que si estamos en ese pequeño (o no tan pequeño, dependiendo del estudio) porcentaje de corredores minimalistas talonadores debemos tratar de mejor asumiendo este hecho como algo natural.  Mejor talonar descalzo o con zapatillas minimalistas que correr forzado e intendo realizar un apoyo de metatarsos (algo muy habitual).

  • Si talonamos lo más habitual es que sea algo puntual (dependiendo en gran medida del cansancio o del terreno), un aspecto mejorable a base de kilómetros y de algunos ejercicio técnicos.
  • Si corremos forzando el apoyo, la postura o la cadencia, además de generar tensiones innecesarias y de abrir la puerta a posibles lesiones no conoceremos nunca nuestro verdadero correr natural.

Estudio 1
Estudio 2

¿NECESITAS AYUDA?

He preparado una guía con todo lo que he aprendido desde el año 2010. Pensada para puedas adaptarte al minimalismo: Los errores que debes evitar, trucos, planes de entrenamiento, ejercicios...