Efectos del calzado en los pies

Uno de los aspectos a los que menos importancia se le presta son los pies. A continuación os contamos cuáles son los efectos del calzado en los pies y qué consecuencias tiene el uso de zapatos y zapatillas inadecuadas.

Hoy en día, y a pesar de las evidencias científicas, es raro encontrar personas que intenten “reeducarse” caminando y corriendo descalzos o con calzado minimalista que evite compresiones. Más raro aún es encontrar a alguien que haya estado toda la vida con los pies liberados.

Por ello, para conocer el efecto del calzado en los pies, hay que recurrir a antiguos estudios de tribus descalzas, y comparar sus pies con los “pies modernos”.

Pies descalzosEfectos del calzado en los pies

En las imágenes vemos los dos extremos, por un lado los pies de una tribu descalza y por otro, los pies de una persona que ha estado toda su vida o gran parte de ella, utilizando zapatos y zapatillas tradicionales, por lo general muy estrechas.

Las diferencias son evidentes, el pie descalzo se encuentra complemente “desplegado” y es muy ancho, mientras que el que ha usado zapatos y zapatillas clásicas es estrecho y tiene los dedos girados y comprimidos en poco espacio.

¿Cómo afecta el calzado tradicional a los pies?

Dejando a parte el tema estético, con unos pies alineados, sanos y fuertes daríamos esquinazo a buen número de lesiones. A continuación te explicamos los efectos del calzado en los pies:

  • El dedo gordo gira de forma notable hacia el resto de dedos desilineándose completamente. Este hecho puede causarnos incómodos juanetes pero también es una de las causas de la temida fascitis plantar.
    La explicación es muy sencilla, la fascia plantar está diseñada para soportar una carga relativamente pequeña de presión, cuando el dedo gordo se encuentra girado (fuera de su posición natural) se debilita y pierde la capacidad de disipar la presión necesaria. La carga que no puede soportar el dedo gordo la soporta la fascia. Un pie fuerte y alineado distribuye correctamente la presión y evita que la fascia trabaje más de lo necesario.
  • El dedo pequeño suele ser el que se desvía más fácil y rápidadamente, girándose hacia el interior, provocando en algunas ocasiones callosidades o el conocido como “juanete de sastre” (doloroso y que impide o dificulta el uso de calzado).
  • Cuanto más comprimido se encuentre el pie, menor será la superficie disponible al pisar y mayor será la inestabilidad, lo que puede causar problemas en músculos, tendones o articulaciones superiores que por lo general, nunca asociamos a los pies.
  • Por último, un calzado convencional de puntera normal (estrecha) acompañado de los clásicos calcetienes (que tampoco favorecen la libertad del pie), aumenta la probabilidad de sufrir rozaduras, ampollas, Neuroma de Morton y otras muchas afecciones desconocidas en tribus descalzas.

Después de 30 o 40 años… ¿es tarde para intentar cambiar?

Nunca es tarde para retomar una conducta saludable. , tu cuerpo está diseñado para reprogramarse y volver a lo natural, tu cuerpo NO está preparado para el calzado convencional.

Quizás sea tarde para “desplegar” los dedos completamente como en la imagen superior pero con un calzado adecuado lograrás mejorar la alineación de los dedos y sobre todo mejorar notablemente la salud de tus pies. Los pies son los grandes olvidados del cuerpo, ese olvido provoca demasiados dolores de cabeza a largo plazo, por favor.. ¡cuida tus pies!.

Apuesta siempre por el calzado minimalista de puntera amplia o directamente camina y correr descalzo, lograrás fortalecer los pies y reducir enormemente la posibilidad de sufrir futuros problemas.

¿NECESITAS AYUDA?

He preparado una guía con todo lo que he aprendido desde el año 2010. Pensada para puedas adaptarte al minimalismo: Los errores que debes evitar, trucos, planes de entrenamiento, ejercicios...