Inicio > Opinión > 10 motivos para correr descalzo o minimalista

10 motivos para correr descalzo o minimalista

Al grano, aquí tienes diez motivos para correr descalzo o con calzado minimalista.

1 Diseño perfecto:

Hemos nacido para correr largas distancias de forma eficiente gracias a nuestro gran sistema de refrigeración, a los potentes músculos posteriores -isquiotibiales, glúteos, gemelos…- y a los huesos, articulaciones y tendones. ¿De verdad crees que un trozo de goma te ayuda a correr más y mejor?, ¿crees que con él evitarás lesiones?

2 Los pies son la base del corredor

Nuestros pies son perfectos anatómicamente, cuentan con 20 músculos, 26 huesos, 33 articulaciones y miles de terminaciones nerviosas -con amplias interconexiones con la médula espinal y cerebro-. Los pies proporcionan una óptima lectura del terreno que resulta vital para lograr una postura correcta y un correr económico, si los bloqueas con varios centímetros de goma estarás bloqueando el elemento más importante a la hora de correr. Corre descalzo y aprecia la brutal diferencia.

3 Tobillos más fuertes

Corriendo descalzo o minimalista fortaleces y elastificas los tobillos, algo fundamental para el corredor. Para eso también puedes hacer ejercicios de técnica de carrera, lo ideal es combinar ambas cosas.

4 La pronación no es un problema

La pronación es un mecanismo natural necesario para absorber los impactos y adaptar los pies al terreno.

Los partidarios de las zapatillas convencionales defienden que si hay un exceso de pronación, una zapatilla con control de estabilidad ayuda gracias a su especial diseño que controla el problema y las asociadas rotaciones y tensiones que se producen. Lo que no nos cuentan es que nuestro cuerpo ya cuenta con medios para corregir el problema ¡y mucho más eficientes!.

Corriendo descalzo o con calzado mínimo reduces significativamente el ángulo de pronación gracias a los mayores movimientos de torsión entre la parte delantera y trasera del pie. Sólo en casos extremos la pronación será un problema, que además se agudizará con calzado convencional de suela gruesa y dura.

Corriendo descalzo

5 Correr descalzo para evitar malformaciones

El calzado convencional y los calcetines no dan libertad a los pies, los comprimen provocando malformaciones como dedos en garra, dedos en martillo, juanetes, etc.  Correr descalzo te ofrece total libertad y una óptima estimulación y ventilación de los pies, evitarás problemas y malformaciones.

6 Refuerzas el tendón de aquiles

Con la aparición de las zapatillas amortiguadas el apoyo pasó a realizarse mayoritariamente con el retropié, con ello el incremento de lesiones en el tendón ha sido significativo. El ángulo del tendón de Aquiles disminuye al correr descalzo al haber mayores movimientos de torsión entre la parte delantera y trasera del pie. Con zapatillas amortiguadas y apoyo de talón, dicho ángulo aumenta, el tendón se debilita y acorta. El problema será mayor cuanto más grande y dura sea la suela.

Por desgracia no es fácil revertir la situación, si tu tendón no está en óptimas condiciones es posible que sufras algún tipo de molestia o lesión al abandonar la amortiguación. Para estos problemas en el tendón de aquiles se ha demostrado que lo más eficaz son los ejercicios excéntricos.

7 Propiocepción

Es el sentido que informa al organismo de la posición de los músculos Corriendo minimalista potencias este aspecto, haciéndolo con una gruesa capa en los pies tendrás serias dificultades.

8 Refuerzo muscular

El barefoot running te aportará más potencia y elasticidad en los músculos posteriores de la pierna descargando los castigados músculos anteriores y esquivando la “moderna” periostitis.

9 ¡Engancha!

Correr es gratificante, hacerlo con mínima protección lo es aún más. Una vez logramos consigas relajarte y adaptarte a esta nueva forma de correr, la gratificación y la libertad que sentirás será máxima.

10 Por economía

Correr descalzo es gratis pero también existe una enorme variedad de calzado minimalista barato. No sólo eso, además es más duradero que una zapatilla tradicional, no tendrás que cambiarlo “cada 800 kilómetros” a no ser que se desprenda la suela.

¿Barefoot running o minimalist running? Simplemente cuestión de gustos, con cualquiera de los dos modos lograrás excelentes sensaciones.