Santi Ruiz: “Ser minimalista me permite correr más y mejor”

Seguimos con la ronda de entrevistas a los protagonistas de los premios del minimalismo 2016. En la primera entrega Merrell España nos explicaban, entre otras cosas, las principales novedades de la marca para la presente temporada.

Hoy le toca el turno a Santiago Ruiz Gutiérrez, más conocido como Santi Ruiz, uno de los pioneros y referentes del barefoot en nuestro país.

Para nuestros lectores eres una referencia. Mejor “educador” y corredor minimalista más influyente. ¿Cómo te sientan estos reconocimientos?

En primer lugar felicitarte a ti por tu web y por tu tarea en divulgar todo lo que rodea al minimalismo a la hora de correr, también por la idea de extender esta encuesta del mundo anglosajón al hispano hablante.

Como tu sabes es algo anecdótico, pero es bastante satisfactorio ver que la cantidad de horas que he dedicado a aprender sobre esto y a contarlo después en el blog le ha servido a alguien de inspiración, de modelo o de aprendizaje del tipo que sea. Me da igual que sea a 10, a 100 o a 1000 personas, con unos pocos me basta. Al llevar un tiempo sin escribir y haciendo menos ruido en general, pensaba que ya nadie se acordaba de mí jajajaja!!

Ahora eres el modelo a seguir para muchas personas. ¿Quién fue tu referente cuando empezaste a correr minimalista en el año 2011?

Al principio no tuve ningún referente concreto, me inspiró en general la historia de Nacidos para correr. El libro me animó a correr distancias más largas y a prestar atención a cosas hasta ese momento desconocidas, como la cadencia, la longitud de zancada, la forma de pisar o la postura. A mitad de su lectura decidí hacer un sábado una distancia corriendo de 85 km, cuando hasta entonces jamás había corrido más de 42 (en carrera) y no más de 30 entrenando.

Lo de correr descalzo vino después, poco a poco y sobre todo a raíz de un viaje a Nueva York que hice en septiembre de 2011. Allí recibo clínics y master class de gente como Mark Cucuzella, Ken Bob, Jason Robillard o Michael Sandler, casi nada. Inmediatamente quedo prendado de la manera de correr de Mark Cucuzella, de su manera de explicar y de su simpatía. Así que si tengo que citar a un referente en mis inicios descalcistas ese es Cucuzella, sin duda.

Después a lo largo de estos años he tenido otros muchos, pero ya gente de mi entorno.

Santi Ruiz corriendo descalzo

Alguna anécdota podrás contarnos de tus inicios…

Si, unas pocas.

La primera vez que me puse descalzo fue muy curiosa. Iba corriendo por el monte con mi hermano Moisés, entrenando, a un mes de mi primer (y único) Ironman. Llevaba puestas unas zapatillas de trail marca Salomon modelo XT súper bestias y le iba contando lo que estaba leyendo en ese momento en el libro. Le hablaba de los Tarahumaras, de las bestialidades que corrían, de las sandalias, de ir descalzos, del engaño de la industria del calzado amortiguado, etc., y de repente me miré los pies con esos armatostes, me paré y me los quité. Fue un impulso. Le dije, si ellos pueden nosotros también, tenemos los pies iguales. Corrí así 20 minutos, con los pies helados y clavándome todo. Estuve un mes con dolor intenso en un pie y casi me arruino el IRONMAN del mes siguiente. No pude correr desde ese día hasta el mismo día del maratón en Lanzarote, un mes después. Mi hermano no salía de su asombro al verme, pero a día de hoy corre con sandalias por el monte.

Además, de las típicas de todos con la gente cuando nos ven descalzos, he tenido varias reprimendas y muchas miradas de desaprobación de desconocidos al ver a mis niños descalzos en zonas públicas.

El minimalismo se está consolidando. El que decide dar el paso no suele volver atrás.

¿El minimalismo ha madurado? ¿Cómo ves la evolución en nuestro país?

Yo creo que sí, que ha madurado y mucho. En los primeros años hubo un boom o crecimiento exponencial muy exagerado. Las marcas de zapatillas lo abrazaron muy rápido y hubo muchos corredores que se pasaron a esto sin la más mínima curiosidad, inquietud o ganas de aprender. Simplemente porque veían que otros lo hacían, que las zapatillas minimalistas molaban o que les prometían correr más rápido en poco tiempo y libres de lesiones. Eso hizo que mucha gente se lesionara y no cumpliera sus expectativas, por lo que hubo un frenazo brusco y las marcas recularon (por así decirlo). No obstante ya se había iniciado una imparable transformación del calzado para correr, y aunque las marcas no hablaban de zapatillas minimalistas se fueron reduciendo drops, grosor de las suelas y peso.

Ahora el crecimiento del minimalismo es más lento pero mucho más consistente. Ahora hay mucha más información y por lo general, el que decide dar el paso a correr lo más ligero y cerca del suelo posible no suele volver a atrás. Estamos muy contaminados e influenciados por el marketing y las supuestas innovaciones tecnológicas en el calzado, por lo que creo que el minimalismo no será nunca algo masivo, pero al menos hoy en día se habla mucho más de la importancia de la técnica de carrera que hace solo 5 años y eso no tiene vuelta a atrás.

Pero aún sigue habiendo muchos mitos y prejuicios en nuestra sociedad…

Demasiados.

Lo que más pena me da es ver a los niños con esos odiosos zapatos colegiales. Los padres siguen pensando, por que así lo transmite la industria del calzado y algunos podólogos y traumatólogos no actualizados, que un “buen zapato” tiene que ser robusto, reforzado, de suela gorda, con telón elevado, etc. Cuanto más grande y bestia se vea el zapato parece que es más bueno y seguro, como pasa con los coches todoterreno.

También me da mucha pena cuando veo a los niños en los parques quitarse los zapatos de manera instintiva para jugar o trepar y llevarse una buena bronca de los padres, incluso en primavera o verano. Estar descalzo sigue teniendo en España muy mala imagen.

Quizá lo recuerdes. En el año 2010 las primeras voces críticas decían que los problemas de correr natural saldrían a relucir en cinco o seis años de práctica constante. ¿Aún sigues de una pieza?

Jajaja! Eso es algo que recuerdo casi a diario. Tuve infinidad de discusiones sobre esto en internet en diferentes foros, y cuando poco a poco iba dejando sin argumentos al personal al final siempre me decían lo mismo: ya lo dirán tus articulaciones dentro de 2 años. Ya han pasado casi 7, tengo 43 años y mis articulaciones más fuertes, elásticas y flexibles que nunca. Puedo correr a la semana el doble que cuando lo hacía con calzado amortiguado y tener las piernas mucho menos castigadas.

Santi Ruiz con Luna Sandals

Aunque con el tiempo las lesiones casi siempre llegan, ¿cuáles has superado en estos años?

Yo he tenido muy pocas lesiones, ni las he tenido con calzado amortiguado ni las he tenido después.

En concreto he tenido 2 lesiones en 7 años. Una me la hice el primer día que corrí con unas Fivefingers, el 4 de agosto de 2011. Lo recuerdo porque ese día era mi cumpleaños y las Fivefingers mi autoregalo de cumple. Nada más ponérmelas me fui a correr (sin estar adaptado) y la sensación de ligereza y de conexión fue tal que me emocioné y corrí demasiado tiempo y demasiado rápido. En el km 13 aproximadamente sentí un tremendo pinchazo en un gemelo (hasta ese momento no sabía que existían los sóleos) y llegué andando y cojo hasta mi casa. Era tal el desconocimiento que tenía que no podía entender por qué me había pasado eso.

La otra fue 2 años más tarde, una fascitis plantar que me hice por el cambio brusco de superficie y por probar unas zapatillas (las Salomon de Kilian cuando salieron). Después de correr muchos kms en asfalto descalzo preparando mi primer maratón sub3, me puse esas zapatillas para irme al monte y corrí tres días seguidos 30 km cada día. Con esas zapas no notaba las piedras y me dí mucha caña en las bajadas. Claramente fue una lesión por sobreuso, de nuevo corrí demasiado tiempo y demasiado rápido.

Eso fue en febrero de 2013, la última vez que usé calzado cerrado para correr.

Disfruto más de la naturaleza porque me siento más integrado en ella

A nivel personal, ¿qué te ha aportado el minimalismo?

Sobre todo me ha dado muchos amigos.

También me ha enseñado a correr de manera más inteligente, más eficiente, más natural y más divertida.

Me ha hecho disfrutar mucho más corriendo, ahora ninguna salida es monótona, todas son diferentes aunque sean por el mismo sitio. Me ha enseñado a ser más reflexivo, a conocerme mejor, a pensar más y a escuchar mucho más mi cuerpo.

Ahora disfruto más de la naturaleza porque me siento más integrado en ella cuando corro por un entorno natural, ya sea descalzo o en sandalias. Y lo mejor es que cada vez que salgo a correr siento que sigo aprendiendo.

Cuéntanos un poco más sobre el calzado. ¿Corres únicamente descalzo y con huaraches de Luna Sandals?

Si. Como te he comentado antes hablando de mis lesiones, la última vez que me cubrí el pie con una zapatilla minimalista fue en febrero de 2013. Desde entonces solo descalzo y con sandalias, en invierno y en verano. Hasta el pasado verano vivía en Almería y allí el clima es muy suave. Ahora vivo en Granada y aquí en invierno hace mucho frío, y en la montaña más, pero jamás paso frío en los pies. Veo muy complicado que vuelva a disfrutar corriendo con el pie cubierto.

Santi Ruiz con huaraches

¿Y para vestir?

Para trabajar, vestir y tiempo libre siempre uso calzado de la marca Vivobarefoot.

No es un calzado barato pero con los años he ido acumulando muchos pares aprovechando promociones, rebajas y algún regalo. Para mí es dinero súper bien invertido porque son súper cómodos, estéticamente me encantan y me duran muchísimo.

No se le puede pedir más a un calzado. Mis niños para el cole y para deporte también usan esta marca, incluso mi mujer ha ido cayendo poco a poco. Ella también ha terminando por abandonar las Salomon y todo el calzado amortiguado.

No es muy lógico estar 12h al día con calzado amortiguado y luego 2 o 3 veces a la semana correr descalzo o minimalista

Aprovechando que eres un referente. El mejor consejo para el que está empezando a correr descalzo es…

Mi primer consejo es que intente pasar tiempo descalzo y que empiece a usar calzado minimalista siempre. No es muy lógico estar 12h al día con calzado amortiguado y luego 2 o 3 veces a la semana ponerse descalzo o con calzado minimalista durante unos minutos para correr. Tiene más lógica hacerlo justo al revés. Además de eso, tener muy claro qué busca con esto, tener mucha paciencia y no confiarse a las pocas semanas e incluso meses.

Tardé dos años en poder correr por terrenos complicados todo lo rápido que quería. No es cuestión de suela sino de adaptación.

Mínima protección, terrenos pedregosos y largas distancias, ¿cómo compatibilizarlo?

Yo correr descalzo sólo lo hago en asfalto o terreno natural pero sin piedras. Por el monte sí doy paseos descalzo, pero a mí me gusta correr rápido y para eso yo necesito protección. Con las sandalias tardé unos 2 años en poder bajar por terrenos complicados todo lo rápido que quería sin hacerme daño en los pies. Fueron muchas carreras viendo como me adelantaban corredores bajando porque yo tenía que bajar con mucho cuidado y mucho más despacio. Ahora ya no me pasa eso. Entonces pensaba que el problema eras las sandalias y que tenían que tener más protección, suela más rígida, etc.. Pero el tiempo me ha demostrado que no, que no es cuestión de suela sino de adaptación.

Mi consejo es que no hay que empeñarse en hacer distancias ni ritmos para los que no tenga uno los pies preparados. Si te molestan mucho las piedras, ve más despacio, corre menos tiempo y busca terreno más amigable, no te empeñes en buscar más protección.

Correr un maratón descalzo en menos tres horas y 75 kilómetros en poco más de 7 horas son para ti retos superados, ¿qué más te queda por hacer?

La verdad es que ahora cuando los pienso me echo las manos a la cabeza. Tuve un primer intento de bajar de 3h en maratón en el de Málaga 2012. Claramente no tenía los pies preparados para ir a ese ritmo por ese tipo de asfalto tan cambiante y tan rugoso en algunas zonas. Me tuve que retirar en el 35 por una herida en el talón por abrasión.

Luego lo hice en 2013 en Montilla y en 2014 en Castellón sin problemas. Lo de los 75 km subiendo desde la costa de Granada a Granada capital por una antigua carretera nacional fue una aventura alucinante que viví con mucha emoción y rodeado de un montón de amigos. Ahora no sé cómo se me ocurrió hacer eso cuando no llevaba ni un año corriendo descalzo.

Ahora no tengo ningún reto planteado, pero tengo ganas de volver a correr un maratón descalzo llevándolo preparado específicamente. Ninguno de los que he hecho hasta ahora lo había preparado a conciencia.

Para terminar, ¿tienes algún proyecto en mente a corto plazo?

En 2016 volví a partipar en triatlón y este año en mayo participo en Motril en mi segundo triatlón distancia ultraman, 10 km nadando, 420 en bici de carretera con mucho desnivel y 84 km corriendo, parte en sandalias y parte descalzo. Antes de eso voy a la MIM de Castellón en abril a la versión Pelegrins y en verano a la Ultra Sierra Nevada.

Como proyecto en sí tengo en mente hacer una cosa en Granada pero todavía no puedo darte pistas. 😉

Santi Ruiz, genio y figura. Muchas gracias por tu tiempo y amabilidad. Puedes seguirlo en la web cualquierapuedehacerlo.

¿NECESITAS AYUDA?

He preparado una guía con todo lo que he aprendido desde el año 2010. Pensada para puedas adaptarte al minimalismo: Los errores que debes evitar, trucos, planes de entrenamiento, ejercicios...