Primeros pasos descalzo

Algunos estudios, como los del Profesor Daniel Lieberman de la Universidad de Harvard o los de la Universidad de Glasgow, aseguran que el impacto que sufren nuestras articulaciones es menor y menos dañino descalzo o con calzado minimalista que con zapatillas amortiguadas.

También podemos asegurar que:

  1. El calzado moderno ha modificado la pisada al 80% de los corredores que ahora apoyan primero el talón, algo antinatural que sin calzado no sucede o al menos no ocurre de forma tan exagerada.
  2. Hay demasiados intereses en torno al mundo de las zapatillas amortiguadas, miles de millones invertidos en marketing, miles de millones en juego y multitud de medios para silenciar los sencillos argumentos del minimalismo.

Primeros pasos descalzo
Llegados a este punto, si has decidido dar el salto al minimalismo o a correr descalzo, te daré diez sencillos consejos para hacerlo sin riesgo.

10 Consejos, tus primeros pasos descalzo

1 Paciencia: El camino es largo, nuestro cuerpo está acostumbrado a correr y caminar con “colchonetas” en los pies. No puedes pretender cambiarlo todo de la noche a la mañana, hay demasiados músculos, ligamentos y tendones trabajando de más o de menos, unos estarán sobrecargados, otros débiles. La adaptación debe ser lenta y progresiva, tus primeros pasos descalzo deben ser lentos pero seguros.

2 Paso a paso: No te marques plazos, es preferible ir paso a paso, quemando etapas sin mirar más allá. No todo el mundo puede llegar a correr largas distancias con calzado mínimo por problemas estructurales, por impaciencia, falta de disciplina, etc. Cada cuerpo es un mundo, tómate tu tiempo, no fuerces.

3 Lento pero seguro: Aunque habitualmente entrenes varias horas con calzado amortiguado, ahora debes empezar caminando o trotando muy poco tiempo. Al principio es posible que notes una tremenda libertad y quieras ir rápido durante mucho tiempo, evítalo, ya tendrás tiempo de correr sin limitaciones. Ahora el objetivo es que tu verdadero correr natural aflore y tu cuerpo, poco a poco, restaure los medios para lograrlo. Empieza caminando descalzo o trotando 400 o 500 metros una o dos veces a la semana, aumenta la duración muy lentamente y prestando especial atención a las sensaciones.

4 Relájate: Al principio probablemente notes molestias en los gemelos y sóleos, es normal, por un lado la musculatura posterior no tiene el tono y la elasticidad necesaria, por otro, hasta que te adaptes estarás corriendo con mucha tensión sobrecargando demasiado la zona, céntrate en correr relajado.

5 Escucha a tu cuerpo: Como ya he comentado, el proceso es lento, debes escuchar a tu cuerpo y ajustar la duración de las sesiones en función de las sensaciones que vayas experimentando, siempre con calma y pecando por defecto.

6 Pisada: Comprobarás que descalzo o con minimalistas ya no pisas directamente con el talón, de forma natural el pie aterriza con los metatarsos o la parte media, apoyando también el talón de forma suave. No fuerces la pisada, no trates de modificar el apoyo, no corras de puntillas, sólo relájate y disfruta.

7 Descálzate, cuida tus pies: Quítate las zapatillas siempre que puedas, camina descalzo en casa. Es bueno que los pies vuelvan a sentir el suelo, no te supondrá un gran esfuerzo y tus pies te lo agradecerán… los dedos dejarán de estar comprimidos por los calcetines y por el calzado moderno.

8 Mejor sin calcetines: Camina y corre descalzo o busca zapatillas minimalistas sin costuras internas que te permitan prescindir de los calcetines. Tus pies te lo agradecerán, la libertad y comodidad de los dedos será aún mayor.

9 Aprovecha la playa: Camina o corre (según tu nivel) descalzo por la playa -tanto por la arena seca como por la mojada-, intenta hacerlo por zonas lo más horizontales posibles. No es la mejor opción para dar tus primeros pasos descalzo pero todo suma.

10 Complemento: No todo el mundo puede o quiere acabar corriendo minimalista al 100%. En este caso tómatelo como un complemento, una o dos cortas sesiones a la semana te servirán para mejorar la técnica de carrera, la propiocepción y para fortalecer tus pies.

¿NECESITAS AYUDA?

He preparado una guía con todo lo que he aprendido desde el año 2010. Pensada para puedas adaptarte al minimalismo: Los errores que debes evitar, trucos, planes de entrenamiento, ejercicios...