Inicio > Opinión > Fisioterapia y barefoot running

Fisioterapia y barefoot running

El minimalismo y el barefoot running siguen considerándose, tanto por deportistas como por algunos profesionales médicos y deportivos, como una moda o lo que es peor, como un riesgo para los corredores. Sin embargo, y como comentamos hace unas semanas, el hombre corre con amortiguación en los pies desde hace unos 40 años, una cifra insignificante desde un punto de vista evolutivo.

¿Cuál es la relación entre la fisioterapia y el barefoot running? ¿Podemos encontrar profesionales preparados para entender y ayudar al corredor minimalista?

Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Castilla y León

Por casualidad llegó a mis manos el último número de la revista del Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Castilla y León, en la portada me llama la atención un título: “Barefoot running, minimalismo“.

Acostumbrado a tantos artículos llenos de tópicos y prejuicios no esperaba encontrarme un artículo tan abierto, honesto y claro, una sorpresa muy agradable.

Haré un breve resumen del mismo:

El autor

El artículo sobre barefoot running y minimalismo lo firma D. Manuel Pereira Domínguez,  podólogo, fisioterapeuta y osteópata. Un profesional con amplia formación y experiencia con pacientes minimalistas. Es director de Clínica Global.

Introducción

Y es que como bien comenta en el artículo, el objetivo final no es correr descalzo o minimalista, el objetivo es mejorar la técnica y volver a conectar con el terreno, recuperar las capacidades sensitivas.

Más que una forma de correr, se podría definir como una forma de vida: despertar tus sentidos mejorando la propiocepción, minimizando impactos y acelerando procesos de recuperación en busca de nuevos límites físicos y psíquicos, todo ello iniciado desde los pies.

Después de años estudiando y tratando a pacientes minimalistas nos da claves muy interesantes para comprender lo que puede ocurrir después de correr con lo mínimo bajo los pies:

Mejora de la propiocepción, coordinación y desarrollo de músculos lumbricales e intrínsecos del pie.

Por otro lado también aparecen lesiones como metatarsalgias, periotitis tibiales y tendinosis. Entonces, ¿dónde está la clave?, como hemos comentado en muchas ocasiones, una adaptación minimalista lenta y ordenada es vital para reducir riesgos, nuestro mayor enemigo es, sin duda, la impaciencia.

El gesto técnico resulta aparentemente sencillo pero es extremadamente complejo alcanzar un estado de equilibrio. Acabamos lesionándonos o simplemente perdiendo la paciencia y catalogando este concepto como una simple moda sólo apta para cuatro “frikis” naturalistas.

Y nos recuerda que abandonar el aislamiento de los pies y comenzar a correr descalzos o minimalistas requiere tiempo, varios meses y en determinados casos años.

Accesorios de fisioterapia
La importancia de una  correcta fase de transición.

Las cuatro fases del proceso de adaptación

El artículo finaliza enumerando cuatro fases que se producen durante la fase de transición o adaptación.

1.- El descubrimiento

Conocer tu cuerpo y la forma en que se mueve.

El concepto amortiguado nos dice que simplemente nos calcemos unas “zapatillas adecuadas” y… a correr, sin más.
Con el minimalismo debes cambiar totalmente el chip, es necesario comprender la técnica y el movimiento. Los profesionales te pueden ayudar mucho en este camino.

2.- Fase de adaptación

Romper el “silencio adaptativo“. Como bien dice Manuel en su artículo, “nacemos sin zapatos en los pies, ¿es necesaria tanta protección a todas horas?”.

En esta fase se comienza a caminar y correr pero es frecuente dejarse llevar por la emoción que supone abandonar la amortiguación, una sensación de máxima libertad que suele llevar a hacer más de lo debido. En esta fase puedes complementar con ejercicios para los pies.

3.- Fase de transición

Una vez superadas las primeras semanas de adaptación comienza el análisis de la técnica de carrera. Es necesario comprobar si la técnica de carrera es correcta, ¿bloqueas la rodilla, recoges la pierna correctamente, corres relajado y natural?

4.- Asimilación y evaluación

Por último, después de meses de adaptación es necesario evaluar si hay molestias a la hora de correr y diferenciar si son producto de una falta de adaptación o de una mala ejecución de la  técnica de carrera.

Los nuevos puntos de vista de los profesionales

No podemos negar que los corredores minimalistas, al igual que los amortiguados, estamos expuestos a lesiones… el milagro barefoot no existe. Es fundamental que deportistas y profesionales deportivos vayamos de la mano, unos poniéndonos en sus manos y los otros entendiendo las lesiones típicas del barefoot.

Después de leer la revista contacté con profesionales de toda España especializados en minimalismo y barefoot, con ellos hemos puesto en marcha la sección “Ayuda de profesionales” en la que podrás acceder a un listado con numerosos especialistas dispuestos a abordar lesiones, replantear entrenamientos, corregir la técncia de carrera, etc.

El artículo de la revista del Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Castilla y León demuestra que fisioterapia y barefoot running no son términos opuestos, otra forma de correr y de fisioterapia son posibles.

Puedes encontrar el artículo íntegro en EstudioBiomecánico.es