Mejorar técnica de carrera

Cómo mejorar la técnica de carrera

Cuando corres suelen surgir dudas.

¿Lo estaré haciendo bien? ¿Cómo debo posicionar el cuerpo? ¿Y qué hay de los apoyos? ¿Si corro con buena técnica mejorarán mis tiempos?

Hoy abordo la técnica de carrera. Y lo hago desde un punto de vista simple, que por otra parte, es el único efectivo.

Los pasos que NO debes seguir para correr bien

Si buscas información sobre la técnica de carrera ideal, verás artículos que invitan a seguir los siguientes pasos para tener una perfecta técnica minimalista:

  1. No impulses
  2. Mantén el cuerpo alineado
  3. Levanta los pies rápidamente, como si corrieras sobre fuego
  4. Apoya primero el antepié
  5. Flexiona las rodillas
  6. Corre con una zancada corta
  7. No utilices una cadencia inferior a 180 ppm
  8. Pisa sobre el centro de gravedad

Y todo de golpe.

Con semejante lista es normal que no sepas por dónde empezar. O peor, que cuando te pongas manos a la obra termines haciendo algo así:



Podría subir muchos más, incluso de corredores experimentados.

La técnica de carrera perfecta, natural y relajada, dista mucho de lo que has visto en esos vídeos.

No imites la técnica de carrera correcta

Si te centras en cumplir todas esas pautas ideales aparecerá la tensión. Y eso es sinónimo de dolores, sobrecargas y piernas machacadas -principalmente las pantorrillas-.

Ni puedes ni debes controlar todos los parámetros de tu forma de correr. No imites. Porque tú no eres igual que Anton Krupicka o Killian Jornet. Porque modificar la técnica innata de forma brusca puede causarte más problemas que beneficios.

Los Tarahumaras no tienen ni la más remota idea de estos conceptos, sin embargo su técnica suele ser impecable. Corren muy bien. Cumplen todos los parámetros anteriormente descritos.

Da igual que mires a una mujer Tarahumara, a un niño o a un abuelo, todos “cumplen las normas”. Y lo mejor, si no cumplen alguna, ¡no pasa nada! Siguen corriendo largas distancias sin preocupaciones. Y con pocas lesiones.

Corre con buena técnica en 3 minutos

Simple. Dos pasos:

Rompe con ideas y conceptos preconcebidos. ¡No necesitas más!

Tres minutos por sesión. Dos o tres días a la semana.

Deja de lado las preocupaciones de tu día a día. Deja de lado la teoría sobre lo que debería ser. Céntrate únicamente en correr sin nada o con la mínima protección, y en disfrutar, así cumplirás con el primer mandamiento de todo corredor eficiente: la relajación.

Y con él empezarás a ver resultados. Sin darte cuenta mejorará tu forma de correr. Correrás mejor y más rápido.

Empieza por ahí. Sin prisa, sin marcarte objetivos.

¿Quieres seguir mejorando?

Con lo anterior es suficiente para la mayoría de los mortales, pero si quieres ir un paso más allá te doy dos consejos para fluir y optimizar tu forma de correr:

Te invito a ampliar estos conceptos con nuestra guía minimalista gratuita.

¿NECESITAS AYUDA?

He preparado una guía con todo lo que he aprendido desde el año 2010. Pensada para puedas adaptarte al minimalismo: Los errores que debes evitar, trucos, planes de entrenamiento, ejercicios...